Su fin es conseguir fondos para invertirlos en fines sociales, y todo ello mediante el deporte. El objetivo es construir un colegio en la República Democrática del Congo para niños soldados.

Para ello, van a participar en una de las pruebas deportivas más duras del mundo, un triple ironman. Serán 58 horas corriendo, nadando y montando en bici. Todo por hacer su sueño, y el de muchos, realidad. Confian en la educación como forma de luchar contra las injusticias.